CONOCE LA HISTORIA DE EMPRENDIMIENTO Los Ricos Garcia

Mi nombre es Adela García Guzmán mi emprendimiento es de marquesitas yucatecas y crepas los ricos García, este proyecto nació de la necesidad de generar dinero porque por un embarazo de alto riesgo renuncié a mi trabajo, pero de algún lado tuve que generar ingresos, así que vendí mis pocas pertenencias de valor que era mi laptop, un ropero de madera, mi tv y una cama. Con ese dinero se hizo el primer carro de marquesitas y los materiales que se ocupaban para dar inicio a la venta al público. Este trabajo lo hice en conjunto con el papá de mi hijo y hubo muy buenos resultados, el primer día que abrimos la gente respondió muy bien, recuerdo que fue un día de venta en un sobre ruedas y gracias a Dios recuperamos la inversión de los materiales, esto nos alentó mucho pues éramos una pareja joven que iniciaba y que tenía muchas cosas por hacer antes de que naciera un bebé que le faltaban cuatro meses. Hubo prosperidad durante esos meses y el negocio de las marquesitas y las crepas de los ricos García solventaban los gastos de cada ida al médico, de cada estudio, de comprar la ropita, de comprar los medicamentos, de pagar las consultas y guardar para el gran día del nacimiento. Todo macho muy bien hasta que el niño tenía aproximadamente un año, no se hizo esperar la envidia de los familiares de mirar que nos estaba yendo bien como familia y empezaron muchos problemas, demasiados al grado que tuvimos que abandonar nuestra tierra en Veracruz para llegar a una ciudad lejana, diferente, grande a un mundo desconocido para nosotros, pero con la ilusión de estar juntos y de qué sabemos trabajar, así que volvimos a empezar de cero y aquí en Tijuana iniciamos vendiendo burritos en una esquina en donde había fábricas, de ahí juntamos dinero y vendimos tacos de adobada, posteriormente buscamos la forma de ir más allá y tocamos puerta por puerta vendiendo flan horneado de queso philadelphia, la gente nos apoyó muy bien juntamos dinero para hacernos nuevamente de nuestro carro de marquesitas y crepas y lo logramos, el año pasado fue un año en el cual volvimos a empezar con nuestro negocio de crepas y marquesitas pero esta vez ya me tocó trabajar sola con mi hijo nada más porque mi pareja tomó la decisión de irse de la casa. Fue un proceso muy difícil pues empezar sola no era fácil, el miedo, la incertidumbre, la inseguridad, el trabajo rudo, el hacer las cosas que antes hacían dos y hacerlo una mujer y con la responsabilidad de cuidar a un hijo, tomé fuerzas, he tenido ayuda psicológica, ingresé a la universidad y de ahí he ido construyendo paso a paso muchas cosas entre ellas recuperar la mujer que siempre he sido, mi seguridad de negocios, la madre que traigo bien aguerrida que no importan los obstáculos que se presenten de una forma o de otra buscar la salida. Estoy orgullosa de lo que he logrado, he hecho unas bases fuertes que solamente me falta ese empujoncito para hacer algo bien y que mis sueños se vuelvan un día realidad y esos sueños es no depender de nadie económicamente hablando y tener la confianza de delegarle a otras personas el trabajo que yo sé hacer. Cuando yo supe del proyecto 100 Mujeres Emprendedoras por Tijuana despertó en mí una gran ilusión y hoy que conozco a 100 mujeres que tienen tantas habilidades, tantos sueños, estrategias, tanta sabiduría, me siento muy orgullosa me siento que pertenezco a un lugar, que pertenezco en donde me entienden, estoy a gusto y sobre todo el apoyo que nos brindamos, ese sentir no estoy sola, si no puedo alguien me va a ayudar, alguien me va a decir por dónde es el camino solamente es cuestión de pedir. Bendito el día en que aparecieron todas ustedes en mi camino tiene su porqué y para qué y créanme que las estoy exprimiendo una a una en su sabiduría, las admiro, me siento identificada y sobre todo han hecho que vuelva a hacer esa mujer soñadora y con ilusiones de saber que se puede lograr cada uno de sus sueños.





46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo